Paco recorrió más de 700 kilómetros desde su domicilio en el noroeste del país, y una vez llegado al convento, intentó durante dos días hablar con su ex novia.

Un joven  español al que su novia dejó para hacerse monja ha recorrido el país durante un mes hasta encontrar el convento donde se encuentra y, una vez hallado, ha permanecido dos días frente a él para intentar convencerla de que deje los hábitos y vuelva a su lado. Tras seis años de noviazgo con Daniel Briatore, Patrizia Masoero, estudiante universitaria de veinte años, anunció a sus padres que lo dejaba “todo” para meterse a monja, pero no dijo a su ex pareja en qué convento ingresaría. El muchacho no se dio fácilmente por vencido y comenzó a buscarla por toda España, hasta que se enteró que se hallaba en un convento de las carmelitas, localidad cercana a Cádiz  (sur de españa). Paco  recorrió más de 700 kilómetros desde su domicilio en el noroeste del país, y una vez llegado al convento, intentó durante dos días hablar con su ex novia. A pesar del apoyo de los vecinos del convento, no consiguió que la novicia se asomara o saliera para hablar con él y, despechado, colocó una pancarta en la fachada del convento que decía: “No quería llevarte conmigo, sólo hablarte, porque te amo”. Tras este gesto teatral, el joven abandonó el lugar, no sin anunciar que estaba dispuesto a hacer “locuras con tal de recuperarla y volver a abrazarla”. La pancarta, en todo caso, difícilmente podría haber convencido a la joven de reconsiderar su decisión, ya que las monjas se han apresurado a retirarla y a dejar claro que Patricia sigue firme en su voluntad de tomar los hábitos.

Fuente: Emol.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This