Un ciclista español fue atrapado en exceso de velocidad por un radar y multado al momento, a las afueras de Valencia.

En una zona concurrida habitualmente por ciclistas, el radar móvil de la policía de tráfico controló el vehículo a 59 km / hora, en una zona limitada a 50.

El hombre fue obligado a parar pocos metros después y  a continuación fue multado en 100 euros, con la posibilidad de ver la multa reducida a 50 euros.

El caso generó mucha polémica en las redes sociales, por el hecho de que las bicicletas no vienen habitualmente instaladas con velocímetro, a pesar de que no se exime del cumplimiento de las reglas de tránsito.

Este artículo fue publicado originalmente en el Jornal de Notícias