El gobierno ha aprobado un decreto ley en última estancia donde bonificará con 5.000 euros a todas las parejas que se casen por la iglesia.

El decreto ley fue aprobado en última estancia con mayoría, gracias a los votos de de la cámara por mayoría absoluta.

Las medidas han sido aprobadas, tras  la creciente preocupación marcada por el incesante descenso de los enlaces matrimoniales a través de la iglesia.

Atrás quedaron los años  80, 90  y 2000, cuando el 75% de las bodas  se consumaban en un altar. La última cifra conocida. “A la gente le da miedo el compromiso. Si te casas por la Iglesia y luego te separas, no solo le fallas a tu pareja y a ti, sino que también a Dios“, comenta una joven que 25minutos.es ha entrevistado. Agrega que el factor económico también puede influir en la caída. “Una boda es algo muy caro, siempre hablamos de que nos casaríamos cuando los dos tuviésemos un trabajo estable”.  Ella es arquitecta y tiene un negocio de decoración. Su esposo, de 31 años, ejerce de abogado.

Apenas uno de cada tres matrimonios que se celebran  son católicos, según los datos del INE del año pasado. En 2015, las bodas civiles cuadriplicaron  a las religiosas, y el año pasado éstas últimas marcaron un récord negativo: 88.721, el 68,7% del total.

La principal razón que explica este fenómeno es “la pérdida de influencia de la Iglesia en la sociedad “, según el profesor de la Uned y experto en sociología de la familia Juan Ignacio Martínez Pastor.

Es por este motivo, el cual se presentó la enmienda y se aprobó la ley con carácter retroactivo.

Los matrimonios podrán solicitar los 5000 euros, después del enlace con un certificado emitido por la parroquia que se haya realizado el acto, y seguidamente entregarlo en el juzgado de paz de su localidad.

Pero no es oro todo lo que parece… en el decreto ley, existe una clausula, en la cual indica que que no se pueden separar o divorciar, hasta pasados 50 años. De no cumplir el requisito, la pareja deberá devolver la cantidad más intereses y demoras.

Recuerda que no todo es lo que parece.