Un joven fue detenido en Pontevedra, España por la Policía Nacional durante un control rutinario de alcohol y drogas por faltarle el respeto a varios agentes que le dieron el alto.

El muchacho se detuvo en el control (bloqueo de carreteras) y los agentes procedieron a realizarle la prueba de alcohol.

Tras ver que los resultados fueron negativos un Policía le indicó que podía continuar la marcha, a lo que el individuo contestó “si me frotas los huevos te concedo tres deseos”.

Seguidamente le ordenaron bajarse del vehículo por falta de respeto a la autoridad, y comenzaron a registrarlo. Los agentes no encontraron nada, pero el joven seguía gritando a los agentes; “frotarme los huevos cabrones, no me vais a encontrar nada”.

El sargento comprobó la identidad del muchacho en la base de datos y verificaron que tenía varios antecedentes por desacato. Inmediatamente le pusieron las esposas y se lo llevaron a la comisaría detenido  por falta de respeto a la autoridad que esta establecido en el código 556.2 del Código Penal.

El artículo 556.2 del Código Penal  en España dispone que: «Los que faltaren el respeto a la autoridad, en el ejercicio de sus funciones, serán castigados con la pena de multa, en adición a pasar en prisión de uno a tres meses».

 

 

Ver más en – Policialrevista.com