Querido Gerard Piqué:
Creo que aún no eres consciente del poder de tus palabras y de tus lágrimas. No pensaste que perteneces al gremio de los futbolistas, que por suerte o por desgracia, son seguidos e imitados por mayores y niños.
Efectivamente, como decías llorando en tus declaraciones, “las imágenes hablan por sí solas”. Igual que las imágenes hablaron solas aquel 29 de Mayo de 1.991 en Vich, en Cataluña, tu tierra Gerard. Y la mía, porque Cataluña también es mía, no se te olvide.


Ese día, independentistas cuyo portavoz ahora es amigo de tus amigos y que se pasea por tus calles como un héroe, mataron a muchos inocentes; entre ellos a 5 niños. Niños como los tuyos, como tus hijos, y como lo eras tú en aquellos días Gerard. Con tus 4 añitos podías haber sido uno de esos inocentes. Me hubiera gustado verte llorar por ellos también.
Sus papás “fueron culpables” de sus muertes sólo por ser guardias civiles señalados por alguien. Como tú los señalaste en tus declaraciones.
Como alguien señaló un 8 de Diciembre de 1.990 a 6 policías en Sabadell. Tu tierra Gerard, y la mía, no se te olvide. ¿Sabes a dónde iba su furgoneta? a un campo de fútbol. Igual que tú haces a diario. Por eso me hubiera gustado verte llorar por ellos también.

 

Y policías y guardias civiles auxiliaron un 19 de Junio de 1.987 en el atentado de Hipercor, el más sangriento realizado por los amigos de tu amigo y fue en Barcelona, Gerard, tu tierra, que es la mía también, no se te olvide. Aunque eras apenas un bebé, me hubiera gustado verte llorar por esos inocentes.

 

Y eran guardias civiles los que se jugaron la vida para desarticular el comando culpable de estos crímenes. Y ese día lloramos muchos españoles Gerard, de rabia y de alegría.

La próxima vez, antes de llorar por la independencia de una tierra tan tuya como mía, llora por los que perdieron su vida en manos de unos independentistas amigos de tu amigo.

Y antes de señalar a policías y guardias civiles, recuerda que ellos se jugaron la vida para que tú crecieras en LIBERTAD en Cataluña. Tu tierra Gerard. Y la mía, no se te olvide.

Por favor, difúndelo. Gracias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This