Víctor Laínez, catalán de 55 años y residente en Zaragoza, recibió un golpe mortal en la cabeza tras ser tildado de “facha”

Rodrigo Lanza, nacido en Viña del Mar (Chile) en 1984, ya fue noticia hace años, cuando fue condenado a prisión por dejar tetrapléjico a un agente de la guardia urbana de Barcelona el 4 de febrero de 2006. Se produjo durante una carga policial. Desde un teatro okupado en el que había una fiesta comenzaron a lanzarles objetos desde la azotea. Uno de los policías, que iba sin caso, quedó en coma y después tetrapléjico al recibir el golpe de una maceta. Lanza fue condenado a nueve años de cárcel. El caso generó una enorme indignación en movimientos de izquierda.

El documental ‘Ciutat Morta’ se estrenó en 2013 en los circuitos independientes y cosechó una decena de premios. El vídeo denunciaba que todo era un montaje policial, que el caso estaba plagado de fallos, acusaciones policiales infundadas y malos tratos no investigados. Su emisión en TV3 en 2015 tuvo un notable éxito de audiencia y recabó nuevos apoyos. Crecieron las presiones para reabrir el caso. Periodistas y opinadores se escandalizaron con lo sucedido y abrazaron la causa de los condenados, que se convirtieron en casi héroes para el movimiento okupa. Pablo Iglesias llegó a reunirse con denunciantes, entre ellos la madre de Lanza. La otra chica que estuvo en la cárcel por ese caso, Patricia Heras, se suicidó en 2011 durante un permiso y dio origen a la investigación.

El joven que pone cara de santo en la entrevista, realizada en 2015, año en que vio la luz el documental ‘Ciutat Morta’, -que denuncia un supuesto montaje judicial para encarcelar a tres jóvenes que dejaron tetrapléjico de una pedrada a un guardia urbano en Cataluña- se llama Rodrigo Andrés Lanza Huidobro. Tiene 33 años y es un célebre activista del movimiento okupa, de armas tomar, que está relacionado con grupos antisistema de Zaragoza.

(Este es el ‘okupa’ que ha asesinado con una barra de hierro a un ex legionario que exhibía la bandera de España).

El mentado, ahora detenido en la citada ciudad acusado de un delito de homicidio tras dejar en muerte cerebral el viernes 8 de diciembre de 2017 al miembro del grupo de moteros Templarios M.C. y trabajador de Ferrovial, Víctor Laínez -fallecido durante estas últimas horas a consecuencia de las heridas que sufrió por la terrible paliza- infringidas por llevar unos tirantes simulando la bandera de España, fue condenado a cinco años de cárcel por atentar contra el agente durante un desalojo okupa el 4 de febrero del 2006, cuando la policía se acercó al distrito de Ciutat Vella.

Fue puesto en libertad tras haber cumplido dos en prisión.

Rodrigo lo explica en la entrevista afirmando que nada tuvo que ver en el suceso, en el que también se vieron implicadas otras dos personas: “Estaba medio borracho, yo no sabía que había pasado, solo que me habían pegado”.

Fuente – Periodistadigital.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This